Skip to content

La Paz: reto histórico para los colombianos

noviembre 25, 2013

Medio siglo de guerra es suficiente

Aminta Beleño Gómez

Fotos: Archivo

Prensa Alternativa

La Misión Apoteosis, escepticismo y desconcierto despertaron al unísono tras el anuncio del reciente acuerdo sobre participación política alcanzado entre la organización insurgente colombiana Farc–EP y el gobierno de ese país, en el marco de los Diálogos de Paz, que se realizan en la Habana, Cuba.

La oleada de reacciones era apenas previsible, a la luz del complejo cuadro que proyecta el ejercicio de la política en Colombia, caracterizado por el usohistórico de la violencia contra cualquier intento de transformación social. Un hecho que instituyó la muerte como elemento cotidiano que labra el destino de quienes se atreven a cuestionar al sistema.

Ese uso histórico de la violencia, causante del levantamiento armado de miles de colombianos y su organización en cuerpos de ejército guerrillero, insólitos en estructuración, capacidad de ataque y resistencia, generó una guerra prolongada que supera el medio siglo.

Dicho conflicto bélico, marcado por la intervención de los Estados Unidos, potencia militar que redefine el mapamundi cada vez que considera necesario apropiarse de una nación, y que convirtió a Colombia en una base militar propia, no ha podido resolverse en favor de alguna de las partes.

Anunciar, entonces, un acuerdo que implica la posibilidad de zanjar este conflicto de forma pacífica, entre un gobierno que alardea al reportar la mayor cantidad de bajas de comandantes guerrilleros entoda la historia, y una guerrilla radical en términos de poderío militar, influencia popular y programa político,abre sensatas dudas y múltiples expectativas.

Agenda pactada

Para comprender la dimensión de los acuerdos alcanzados entre las Farc-EP y el gobierno de Juan Manuel Santos, conviene recordar que los Diálogos de Paz se enmarcan en una agenda de cinco puntos y que tras 12 meses de conversaciones sólo se han alcanzado acuerdos parciales en dos de ellos.

El primer compromiso, anunciado el pasado 26 de mayo, se refiere al punto 1 de la agenda: “Política de desarrollo agrario integral”, sobre lo cual se acordaron aspectos que apuntan a superar la pobreza en el campo, democratizando el acceso a la tierra.

Sin embargo, este hecho recibido con beneplácito portocar una de las causas originarias del conflicto, no generó el revuelo que ocasionó el segundo anuncio de acuerdo, producido el 6 de noviembre, con relación al tema “Participación Política”.

Según el espíritu del texto firmado, el gobiernoreconoce que existe en Colombia una democracia restringida y minada por la corrupción, ante lo cual abre la posibilidad de revisar el sistema electoral y crear un estatuto para la oposición. En esa revisión, se incluye la práctica de la equidad de género, el reconocimiento de las organizaciones sociales en la toma de decisiones políticas trascendentales y la democratización del acceso a los medios de información masiva.

Matrices torcidas

Del contexto anterior es importante partir para interpretar la importancia del convenio, pues algunasdeclaraciones de las partes levantaron polvareda al ser usadas para generar matrices cónsonas con losintereses de quienes se oponen a la firma del “Acuerdo General para la terminación del conflicto y la construcción de una Paz Duradera”, como se titula realmente la negociación en curso.

La primera declaración usada para trazar líneastorcidas fue la del jefe de la delegación gubernamental, Humberto de la Calle, quien antemedios internacionales afirmó: “Creemos que la oportunidad de terminar el conflicto es aquí y ahora”, tras lo cual también anunció la creación de una misión de observación del sistema electoral y acotóque “la conversión de las Farc como movimiento político” sería analizada posteriormente.

Inmediatamente, los medios bombardearon con sus acostumbrados analistas una tesis: las Farc-EP marchan hacia la desmovilización, se convertirán en partido político y ahí terminará el conflicto. En pocas palabras: el conflicto se redujo a que las Farc-EP tienen armas. Del tajo borraron las desigualdades sociales, la pobreza, el desempleo, la corrupción y la violencia ejercida desde el Estado contra la oposiciónpolítica por más de medio siglo.

Pero, lo más grave aún: escondieron la trascendencia del acuerdo, sintetizada por el Movimiento Marcha Patriótica, en comunicado público, de la siguiente forma: “Plantea un enorme desafío, la necesidad inaplazable de que el pueblo se apropie del contenido de estos acuerdos, y respalde los diálogos como único camino para superar el conflicto social y armado, mediante un acuerdo que nos conduzca a la paz con justicia social”.

Al respecto, el jefe de los negociadores de las Farc-EP, Iván Márquez, apuntó que “este no es un proceso de sometimiento, pero si avanzamos por la senda que las mayorías populares reclaman, la firma de un tratado de paz será una realidad”. Asimismo, acotó que el acuerdo sobre política es uno de los más importantes del proceso de paz, pero que “falta mucho por andar, vamos por buen camino, tenemos anhelos y compromisos”.

Proceso irreversible

Más allá de la intencionalidad mediática, la matrizimpuesta por la realidad apunta a una verdadera paz. Consultado sobre este proceso, el dirigente sindical Ricardo Vesga, manifestó: “Es lo mejor que le puede suceder al país. Queremos salir de ese profundo pozo y que por fin Colombia pueda avanzar en paz hacia el desarrollo y el respeto por las ideas”.

Igualmente, el parlamentario por el Polo Democrático Alternativo, Iván Cepeda, afirmó que “es un cimiento para la construcción del final de la guerra en el país.Así sea un acuerdo parcial, lo que se anunció representa una derrota para quienes han querido acabar con el proceso de paz y constituye un fundamento fuerte para creer que podemos llegar a la paz definitiva”.

Asimismo, Piedad Córdoba, quien lidera el Movimiento Marcha Patriótica, dijo que “este es un acuerdo histórico, ya que muestra un camino para nuevos actores. Esto es lo que queremos los que disentimos de la forma de hacer política en Colombia. Esta es una garantía de que el proceso de paz está en marcha”.

Punto clave

Indudablemente, los Diálogos de Paz han logrado jalonar el hecho político colombiano hacia un punto clave para resolver el conflicto: obligar a la transformación de la estructura estatal, y reconocer el protagonismo que el pueblo organizado debe tener en ello.

Sin embargo, faltan puntos por resolver en la agenda:Lo referente a las drogas ilícitas, la reparación a las víctimas, y el abandono de las armas. Además, del mecanismo para refrendar los acuerdos, todo bajo el principio que guía la negociación: “Nada está acordado hasta que todo esté acordado”.

De todo ello, el tema “Abandono de armas” es el más complicado, porque implica un conjunto de garantías para el ejercicio de la política por parte de quienes integran el movimiento insurgente, pues la memoria de las masacres perpetradas contra movimientos como Quintín Lame, M-19, Esperanza, Paz y Libertad, Renovación Socialista y Unión Patriótica sigue doliendo. En ese sentido, se escuchan discusiones sobre “deponer o entregar armas”.Sucesos similares, pero no idénticos. El primero, supone sólo parar el enfrentamiento militar y salir a ejercer la política por vía electoral. Lo segundo,contempla desmovilización y renuncia definitiva a la lucha armada.

Al fin de cuentas, todo gira en torno a un punto: que sea el pueblo quien asuma protagónicamente la transformación del Estado y la refrendación de los acuerdos, hecho que conduce inevitablemente a una Constituyente. Las condiciones están dadas para eso. Ese el reto para los colombianos de este tiempo.

Una cosa es innegable: medio siglo de guerra pesa demasiado, tal vez por eso se siente que urge La Paz.

Anuncios

From → Actualidad

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: